pastoreo

Un estudio demuestra que el pastoreo bien gestionado puede secuestrar más carbono del que emite

Paige Stanley y Jason Rowntree son dos investigadores de la universidad de Michigan en Estados Unidos que acaban de publicar un estudio en la revista Agricultural Systems que explica muchos de los interrogantes y aparentes contradicciones dentro del debate de ganadería industrial versus ganadería a pasto.

Aquí en DeYerba no queríamos dejar de mencionarlo porque nos parece esencial que entendáis qué es lo que está pasando en el mundo académico y por qué, mientras unas autoridades dicen que la ganadería convencional industrializada es el sistema más eficiente y que menos contamina, otros defendemos un sistema más natural porque pensamos que tiene muchas ventajas, incluyendo la mitigación del efecto invernadero.

pastoreo

¿Por qué es importante?

Gracias al artículo del que os hablamos hoy, ahora sabemos que cuando la ganadería se gestiona correctamente, las emisiones no solo sí pueden ser nulas, sino que pueden ser negativas (que se secuestre más carbono del que se emita).

No olvidemos que solo un pequeñísimo porcentaje de toda la producción mundial de carne se realiza utilizando sistemas de manejo sobre pastos bien planificados, así que hay mucho margen para mejorar.

De hecho, en los últimos años el sector de la ganadería a pasto o “grassfed meat” ha experimentado un gran auge sobre todo en países de habla anglosajona como Estados Unidos, Inglaterra o Australia.

Uno de los motivos detrás de este inesperado renacimiento es, sin lugar a dudas, el trabajo del biólogo africano Allan Savory, que se hizo famoso a través de una charla TED en la que afirmaba rotundamente que solo el ganado puede salvarnos de la gran catástrofe que nos espera a escala global: la desertización.

Pero Savory también tiene sus detractores y en los últimos años hemos sido testigos de varios estudios y algún documental poco riguroso que afirmaban que la ganadería a pasto no solo no podía revertir el cambio climático, sino que era peor que la ganadería industrial en términos de emisiones de carbono.

Este nuevo artículo del que os queremos hablar hoy inclina la balanza hacia el lado de Savory, de lo cual nos alegramos mucho aquí en la plataforma DeYerba. Los que tengáis interés podéis leer el artículo completo, pero aquí vamos a resumir los puntos principales de manera que cualquiera los pueda entender.

¿Qué dice el artículo?

El artículo parte de la base de que en la mayoría de los trabajos previos en los que se han comparado las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI, que son el CO2, el CH4 y el N2O) de los dos sistemas de producción (sobre pastos o en cebadero), no se ha tenido en cuenta la capacidad de secuestro de los pastos ni se han utilizado datos provenientes de granjas donde el pastoreo se planificara correctamente.

Una planificación correcta del pastoreo se basa en que los animales se agrupan de forma bastante compacta en parcelas en las que permanecen poco tiempo y que se dejan descansar por periodos relativamente prolongados.

Tanto el manejo holístico, como el PRV, como el pastoreo rotacional, y un sinfín de variantes más, se pueden englobar dentro de esta categoría.

Lo primero que hicieron los investigadores fue estimar, utilizando complejos métodos de cálculo y algunas mediciones, las emisiones de GEI durante todo el periodo de cebo de dos modelos de producción: Uno convencional en el que los animales se ceban a base de cereales durante cerca de seis meses, y otro basado en pastos en el que los animales comen hierba y forrajes en la etapa final y en el que el pastoreo se planifica correctamente (ambos grupos de animales se habían criado solo con leche materna, pasto y forrajes hasta el momento en el que comenzó el estudio).

pastoreo

Los resultados de esta parte del estudio concuerdan con los resultados publicados hasta la fecha: Por cada kilo de carne producida, la carne de pasto emite más GEI que la carne industrial.

Las emisiones correspondientes a la carne de cebadero ascienden a 6,09 kg de CO2-e por cada kg de canal. Las correspondientes a la carne criada sobre pastos bien gestionados a 9,62 kg de CO2-e por cada kg de canal.

pastoreo

Fuente: P. L. Stanley et al., Agricultural Systems 162, 249-258 (2018).

Debido a la fermentación ruminal, la emisión de metano (CH4) es mayor cuando los animales se alimentan de pastos fibrosos que cuando se alimentan de cereal.

Además, los animales criados a base de pasto dan menos kilos de carne por animal que los animales criados con cereales. Todo ello contribuye a que la emisión de GEI por kilo de carne producida sea mayor en el caso de la carne de pasto.

Nota: Los autores de este estudio alertan de que las estimaciones de las emisiones de CH4 podrían estar sobredimensionadas para el caso de la crianza sobre pastos, pero esto es solo una suposición así que sigamos adelante.

¿Te sientes defraudado?

Espera, la historia no termina aquí, ahora es cuando se pone interesante.

Además del cálculo anterior, durante cuatro años los investigadores también midieron la cantidad de carbono presente en las tierras de la granja donde se estaba llevando a cabo el pastoreo bien gestionado. Esto es lo que no se había hecho en muchos de los estudios anteriores, y la razón por la que este artículo es tan importante.

Observaron un incremento en el carbono acumulado en el suelo de 3,59 toneladas de C por hectárea y por año. Traducido a equivalentes de CO2 secuestrados de la atmósfera estaríamos hablando de -16,27 kg de CO2-e por kg de canal (el signo negativo significa que es carbono que se ha secuestrado en el suelo, no emitido a la atmósfera).

Por lo tanto, si hacemos el cómputo de carbono emitido menos carbono secuestrado obtenemos que, por cada kilo de canal, se han secuestrado -6,65 kilos de equivalente de CO2 mediante el sistema de pastoreo bien gestionado.

Por otro lado, no se puede atribuir ningún secuestro de carbono al sistema de cebadero, sino todo lo contrario: los investigadores incluyeron contribuciones adicionales de emisiones debidas a la erosión que se produce en los campos cultivados.

En este caso el cambio fue pequeño y la cifra de emisiones de carbono se queda en 6.12 kg de CO2-e por kg de canal (antes de incluir la erosión la cifra era 6.09 kg de CO2-e por kg de canal).

Conclusión

La conclusión del estudio queda más clara cuando representamos todos estos datos en un gráfico:

pastoreo

Fuente: P. L. Stanley et al., Agricultural Systems 162, 249-258 (2018).

Es decir, cuando se tiene en cuenta el secuestro de carbono que tiene lugar cuando el pastoreo se gestiona correctamente (parte derecha de la gráfica de arriba), la captura es muy superior a las emisiones y comer carne de este tipo contribuye a disminuir la cantidad de GEI presentes en la atmósfera.

Cuando compres carne de pasto proveniente de animales pastoreados correctamente, no dejes que nadie te diga que estás contribuyendo al calentamiento global. De hecho, estarás haciendo todo lo contrario.

Algunas notas aclaratorias del equipo DeYerba [editado el 21/03/2018]

Tal y cómo esperábamos este artículo está causando bastante revuelo y estamos recibiendo algunos comentarios con matizaciones y algunas críticas muy constructivas. ¡Bien! El debate es sano y estamos encantados de profundizar más en este tema. Somos los primeros interesados en establecer el verdadero impacto de la ganadería en el medio ambiente.

Por un lado, un seguidor de nuestra página de Facebook nos comenta que la ganadería convencional en cebadero también puede secuestrar carbono si el estiércol o los purines son gestionados correctamente (compostados para transformarlos en humus y aplicados como fertilizante a la tierra).

A este comentario solo podemos decir que estamos totalmente de acuerdo, si el estiércol se composta claro que también secuestra carbono de la atmósfera. Sin embargo, la inmesa mayoría de la ganadería convencional en cebadero no realiza este proceso, y lo que ocurre en realidad es que el estiércol es una fuente de metano y otros GEI, y contamina aire y acuíferos. Suponemos que los autores del estudio no tuvieron en cuenta este factor precisamente por eso.

Otro comentario que hemos recibido (véase abajo en los comentarios) es que la captura de carbono registrada en el artículo del que hablamos ocurre principalmente durante los primeros años de conversión de un sistema convencional a uno con pastoreo controlado. Estamos de acuerdo en que la captura de carbono tiende a estabilizarse en el tiempo, con dos puntualizaciones importantes:

  1. No tenemos datos suficientes para determinar durante cuánto tiempo se secuestra carbono ni a qué ritmo. Podrían ser 5, 10, 50 o 100 años de acumulación sustancial, dependiendo de muchos factores como el estado actual de los terrenos y el clima. Los autores del estudio siguen midiendo la acumulación de carbono pero necesitan más tiempo para poder decirnos algo.
  2. Lo que sí sabemos seguro es que, según datos del Savory Institute, el 70% de las praderas del planeta (que cubren un tercio de la superficie terrestre) están degradadas. Eso significa que el potencial de secuestro de carbono es inmenso, y nosotros creemos que, aunque fuera un efecto temporal, seguiría mereciendo la pena poner en marcha sistemas de pastoreo para mejorarlas. Y eso sin contar con todos los demás beneficios que tiene la restauración de las praderas: biodiversidad, retención de agua, etc.

Otro matiz importante que ya os mencionábamos es que el estudio solo incluye la etapa de cebo de los animales. El motivo es que la etapa previa al cebo en los dos grupos de animales es idéntica. Si se incluyera, creemos que disminuiría la emisión de GEI de ambos grupos con lo que la comparación entre los dos sistemas seguiría siendo válida y favorable para el pastoreo bien gestionado. Esperemos que se realicen más estudios que incluyan el periodo completo de cría de los animales para disponer de todas las cifras.

Y ya que estamos matizando, decir que en este artículo la huella de carbono del sistema de cebadero es especialmente pequeña porque no están transportando piensos grandes distancias, como es común en muchos sistemas de crianza intensiva donde se utiliza soja por ejemplo cultivada en la amazonia deforestada.

Por último, está la cuestión de la extensión de tierra necesaria para cada uno de los sistemas. Según los autores del artículo, en el sistema a pasto hace falta el doble de tierra para producir lo mismo. Pero también mencionan que, mientras los cultivos dedicados a la alimentación animal solo pueden producirse en terrenos agrícolas, el pastoreo se puede llevar a cabo en territorios con orografías mucho más complicadas e inaccesibles, donde el cultivo de forrajes o cereales es imposible. A esto hay que añadir el hecho de que utilizar terrenos agrícolas para alimentar animales herbívoros desplaza alimentos que podrían consumirse directamente por los seres humanos a la alimentación animal. Una crítica común a la ganadería y totalmente justificada a nuestro parecer.

Solo nos queda agradecer a todas las personas que nos han hecho comentarios y animaros a participar en el debate.

Mónica Fernández, www.blogdisidente.com
MÓNICA FERNÁNDEZ

Blogger en www.blogdisidente.com – Coordinadora de la plataforma De Yerba

Soy investigadora, bloguera, traductora, y sobre todo, una gran defensora de la comida real y la vuelta a las tradiciones culinarias y agrarias como la forma más revolucionaria de recuperar nuestra autonomía, nuestra salud y la salud de nuestro entorno. Tras tres años compartiendo contenidos en Blog Disidente, ahora también coordino y desarrollo los contenidos de la plataforma De Yerba.

27 Comentarios
  • Oier
    Publicado en 12:38h, 20 marzo Responder

    Y eso sin tener en cuenta las emisiones producidas en la producción del pienso ni su transporte, muchas veces desde el otro lado del mundo.

    Y si nos ponemos quisquillosos, podríamos contar las emisiones de las personas que sustituyen la carne de la dieta por legumbres….

    • Mónica Fernández
      Publicado en 12:59h, 20 marzo Responder

      Solo una palabra…. Amén :-)
      Gracias!

    • jorge mario londoño baena
      Publicado en 16:20h, 06 enero Responder

      nos gusta mirar la paja en el ojo ajeno ,pero no la viga en el propio.

  • Miguel
    Publicado en 03:10h, 21 marzo Responder

    4 años para estudiar dinámicas de carbono en el suelo es poco. Se necesitan estudios a largo plazo para tener algo concluyente. Los autores dan una modesta pista al respecto : “While it is unclear how long this effect will be observed, it is reasonable to
    hypothesize that it would continue, possibly at a reduced rate, for several years into the future”. También pasais por alto que se necesita el doble de tierra para este tipo de producción (por tanto o produces (y consumes menos) o deforestas para conseguir más pastos. Además, el artículo solo se habla de la fase de “finishing”. Es decir, el resto del impacto de producir carne no se está contando. Esto vale para comparar dos formas de engordar el animal, pero no para establecer conclusiones sobre las emisiones totales asociadas a la produción de carne.

    • Mónica Fernández
      Publicado en 13:19h, 21 marzo Responder

      Hola Miguel,
      Muchísimas gracias por tu comentario. Aquí en DeYerba valoramos mucho el debate constructivo y de hecho son aportaciones como la tuya las que más ayudan a profundizar y entender el tema. Hemos decidido incorporar un apartado de respuesta a los comentarios en el propio articulo, al final. Ahí puedes encontrar nuestra opinión respecto a tus comentarios y otros que hemos recibido. Encantados de que lo leas y argumentes en favor o en contra :-)
      Un saludo cordial.

    • Efraín Chacón Condori
      Publicado en 13:30h, 25 abril Responder

      Realmente el tener ganado bovino, bufalino u otro a pasto con sólo sales minerales sin suplementar granos ni otro alimento ni medicamentos, la carne o leche es orgánico y con buenos niveles de Ácido Linoleico Conjugado (CLA), por lo que se debe de direccionar hacia una Ganadería sustentable y REGENERATIVA.

      • C. Roberto Terán Polo
        Publicado en 12:50h, 05 enero Responder

        Totalmente de acuerdo !!

  • Ricardo O
    Publicado en 13:46h, 21 marzo Responder

    Me parece un estudio interesante. Además, independientemente del tema del carbono, hay muchísimos más beneficios asociados a diversas prácticas de pastoreo, entre ellas la trashumancia que tantas dificultades atraviesa últimamente con algunas regulaciones que la ahogan. Un saludo y gracias por informar.

    • Mónica Fernández
      Publicado en 09:42h, 28 marzo Responder

      Hola Ricardo!
      Efectivamente, el pastoreo y la ganadería bien gestionada tiene innumerables beneficios para todos y todas! Tenemos intención de ir abordando otros temas en el blog. Un saludo!

  • Ramon Soriano Robles
    Publicado en 18:42h, 21 marzo Responder

    Hola Monica, iteresante el articulo, yo trabajo agroforesteria de zonas aridas en Mexico, en la mixteca Oaxaqueña. Podrias pasarme la cita completa del articulo para buscarlo? Gracias

  • José Luis Olloqui
    Publicado en 20:40h, 21 marzo Responder

    Para crear pastos no hay deforestar, los árboles son esenciales. Y además, según necesidades, pueden ser forraje para invierno, producir alimentos, fijar nitrógeno, carbono, cobijo, sombra, etc, etc, etc.

    En cuanto estudios a largo plazo, en el libro Pastoreo Racional Voisin del profesor Pinheiro se aportan datos (recopilados en un proyecto propio y otros por más de 20 años) de secuestro de carbono por ha, aumentos de materia de materia orgánica, balances entre emisión y secuestro CO2 por kg de carne/leche producidos, datos de análisis de suelos con incremento de elementos por transmutación con baja energía -Teoría de Kervran-, etc.

    A mí personalmente me basta con ver el impacto de proyectos de HM en regiones desérticas para darme cuenta que el pastoreo bien gestionado crea Vida. Y que es la solución más eficiente y eficaz a nivel global para revertir la desertificación. A partir de ahí, todo iría a mejor.

    • Mónica Fernández
      Publicado en 09:47h, 28 marzo Responder

      Muchas gracias por el aporte, Jose Luis. Me miraré el libro de Pinheiro para ver esos datos. Sobre todo nos interesa saber durante cuántos años se puede llegar a producir la captura y a qué ritmo.
      ¡Saludos y a seguir pastoreando tus preciosas ovejas!

  • Alfredo Palo Lawler
    Publicado en 14:06h, 23 marzo Responder

    Hola! Muy interesante este articulo, soy productor de ganado a pasto y valoro y comprobe como se incrementa la materia organica cuando se aplican procesos de pastorio planificado. Sigan adelante publicando este tipo de articulos. Muchas gracias!

    • Mónica Fernández
      Publicado en 09:47h, 28 marzo Responder

      Fantástico Alfredo! Enhorabuena por el logro y a seguir tú también!!

  • Ana Martín
    Publicado en 14:33h, 23 marzo Responder

    Si algo está claro es que las empresas de ganadería convencional tienen mucho interés en presentar razones que, de alguna forma, hagan desistir al consumidor de acercarse a la producción de pasto. El pastoreo es una amenaza rotunda a su cómoda forma de gestionar y producir la comida que ofrecen. También está claro que, a día de hoy, disponen de muchos más recursos económicos para sufragar estudios que atiendan a unos datos y obvien otros, siempre en la línea de demostrar lo que les conviene. Pero, existen razones fundamentales, en mi opinión, que pertenecen a la intuición y al instinto, para decantarse por la ganadería de pasto. Por ejemplo: el respeto por los animales que nos vamos a comer, que son tratados como tal, no como muñecos. Y la excelencia del producto que se ha obtenido honradamente de la Tierra, aplicando nuestros conocimientos y las prevenciones correspondientes, pero, sin traicionar las leyes de la Naturaleza.

    • Mónica Fernández
      Publicado en 09:48h, 28 marzo Responder

      Fantástica reflexión, Ana. Muy de acuerdo en todo…

  • luis Caraza
    Publicado en 18:32h, 29 abril Responder

    Monica:
    Felicidades por el artículo. Los ganaderos que nos dedicamos a esto debemos difundir con toda energía estos reportes que eeb n de hacer un cambio en el consumidor. Ya está bueno que nos midan con la misma vara los corraleros contra los que hacemos ganadería sustentable..
    Por otra parte este estudio sólo está contando el CO2 del suelo, falta la biodiversidad que se genera de forma espontánea , más la cobertura arbórea que puede ser de hasta un 20 % de la superficie.
    Un saludo afectuoso

    • Mónica Fernández
      Publicado en 10:01h, 23 enero Responder

      Hola Luis,
      Gracias por tus comentarios, y totalmente de acuerdo. La labor que hacéis los ganaderos que gestionáis bien el ganado no se aprecia y sin embargo es de vital importancia. Y como bien dices, el secuestro de carbono es solo una parte (posiblemente de las más pequeñas) de todo eso.

      Saludos!

  • Jorge de Ramón
    Publicado en 06:08h, 12 diciembre Responder

    Buenos días

    Parece que el cerebro cuando funciona llega a las mismas conclusiones que el corazón. Utilizar pastos que no pueden usarse para agricultura y tratar a los animales decentemente da mejores resultados, a todos los niveles. Los únicos que no lo ven son los que están cegados por la ambición.

    Muchas gracias

    Un saludo

    • Mónica Fernández
      Publicado en 18:57h, 13 marzo Responder

      Gracias Jorge por la reflexión!!

  • Manuel Die Dean
    Publicado en 09:13h, 12 diciembre Responder

    Muy interesante que se demuestre lo que de alguna forma se intuía , especialmente la formación de los suelos de grandes zonas áridas y semiáridas del planeta.
    De todas formas no debemos quedarnos en la comparación simple numérica de secuestro de C entre un sistema y otro. Los cebaderos son claramente sistemas destructivos y extractivos agrícolas y los pastoriles pueden ser regeneradores.( según manejo).
    Tampoco creo que clasificar en 100% de pasto sea la única solución. La finalización estratégica con concentrados en pastoreo puede usarse como apoyo a generar impacto positivo en suelos degradados.
    Al final todo depende de si trabajamos para promover la vida, seguramente secuestraremos carbono.

    • Mónica Fernández
      Publicado en 18:59h, 13 marzo Responder

      Hola Manuel!
      Gracias por tu comentario. Si no me equivoco (?) hace poco compartimos un vídeo en nuestra página de Facebook sobre tu finca, que por cierto tuvo un enorme impacto….

      En DeYerba no pretendemos trasmitir la idea de que la única manera “buena” de producir carne de vacuno sea 100% a pasto. Sin embargo, es la opción por la que optamos porque nos encaja especialmente y porque también tiene ventajas a nivel nutricional. Pero por supuesto, apoyamos todos los tipos de ganadería que tengan la regeneración del suelo como objetivo.

      Saludos cordiales!

  • jose luis monroy
    Publicado en 01:14h, 09 enero Responder

    Hola, interesante articulo, ahora mismo estoy desarrollando ganaderia regenerativa en sisitema PRV y quiero llegar al SPRV, donde una hectarea de tierra tendria minimo 5 arboles en arbusto capturando carbono, aumentado la capacidad de carga al triple, quiero desarrollar un proyecto donde los ganaderos de la region con la ayida privada y del estado establezcan este sistema, me gustaría tener su apoyo para poder sustentar, armar y presentar este proyecto, como puedo establecer contactó contigo?

  • Latomea
    Publicado en 19:06h, 17 junio Responder

    Hola Mónica!

    Existe un desconocimiento general en torno a todo el tema del ganado ecológico, no solo en lo referente a las emisiones de carbono y que contribuye a disminuir la cantidad de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera. También en cuanto a calidad de la carne, alimentación de los animales en granjas ecológicas.

    Sin embargo, las granjas tradicionales aún tienen mucha fuerza y es complicado llegar a la gente, así que personalmente te agradezco la difusión de este mensaje en nombre de quienes nos dedicamos esto. Muchas gracias.

    Un saludo!

    • Mónica Fernández
      Publicado en 14:43h, 27 junio Responder

      Muchísimas gracias por el comentario, nosotros estamos decididos a cambiar las cosas. Gracias a vosotros lo podemos conseguir.

      Un saludo!!

Post A Reply to jose luis monroy Cancel Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR