El hígado, un superalimento olvidado

El hígado, un superalimento olvidado

No sé vosotros, pero yo recuerdo muy bien que en mi niñez (y no soy tan vieja) comer hígado una vez a la semana era una práctica habitual en todas las familias. Y si os digo la verdad, a mí nunca me gustó demasiado. Muchos años después descubrí el increíble potencial nutritivo de este alimento, y desde entonces me he aficionado a consumirlo y lo incorporo siempre que puedo a mis menús de la semana.

Entre su peculiar textura y la mala reputación que últimamente tienen las carnes rojas en general, ya casi nadie se acuerda de este órgano de aspecto intimidante y sangriento. Que si es el filtro del cuerpo y está lleno de toxinas, que si contiene demasiada vitamina A y colesterol. ¿Se equivocaban nuestras abuelas?

El hígado: un superalimento a la antigua usanza

Quizá convenga recordar que desde tiempo inmemorial el hígado se ha considerado un bocado selecto (solo hay uno por animal) al que se le han atribuido propiedades curativas, casi mágicas en algunas culturas. Y los depredadores salvajes conocen su valía, ya que es lo primero que consumen tras conseguir una presa. Pero mejor recurrir a los datos.

Gramo a gramo, el hígado contiene más nutrientes (vitaminas, minerales y otras sustancias) que ningún otro alimento. Lo creas o no, ¡contiene más vitamina C que la manzana!

Es la mejor fuente que existe de vitamina A, necesaria para el correcto funcionamiento de la vista, el sistema inmunitario y el desarrollo fetal, así como una de las mejores fuentes de vitaminas del grupo B (ácido fólico, vitamina B12, etc.) y de minerales como el hierro y el cromo en formas fáciles de asimilar para el organismo.

hígado comparativa de nutrientes
*Fuente: https://chriskresser.com/natures-most-potent-superfood/

Además de todo esto, el hígado también es una buena fuente de la coenzima Q10, beneficiosa para el sistema circulatorio.

La paradoja de la malnutrición en tiempos de abundancia

Paradójicamente, en el contexto de abundancia en el que vivimos, cada vez hay más personas con carencias nutricionales, al mismo tiempo que muchas de ellas sufren problemas de obesidad.  Un claro desequilibrio entre la ingesta de calorías y la ingesta de nutrientes.

Según el presidente de la Sociedad Española de Nutrición, Luis Moreno, las carencias más habituales en nuestra sociedad son el calcio, el hierro, el potasio, la vitamina A, la vitamina D y el ácido fólico.

No tengo nada en contra de los vegetales. Muy al contrario, son imprescindibles en una dieta saludable por su aporte de flavonoides y polifenoles, que no se encuentran en cantidad suficiente en los alimentos de origen animal. Pero cuando hablamos de vitaminas y minerales, el hígado es una fuente de nutrientes muchísimo más concentrada. Veamos cómo se compara el contenido de diferentes nutrientes en 100 gramos de hígado con el de 100 gramos de manzana:

hígado comparativa nutrientes

En 100 gramos de hígado, hay 4 veces más calcio que en 100 gramos de manzana. Uno a cero.

hígado comparativa nutrientes

En 100 gramos de hígado, hay 88 veces más hierro que en 100 gramos de manzana. Dos a cero.

hígado comparativa nutrientes

En 100 gramos de hígado, hay 2,7 veces más potasio que en 100 gramos de manzana. Tres a cero.

hígado vitamina A

En 100 gramos de hígado, hay 53.400 UI de retinol (vitamina A). En 100 gramos de manzana hay 0.

Atentos que esto es muy importante: El retinol es la única forma de vitamina A que el cuerpo puede utilizar, y está ausente en todos los vegetales (incluida la zanahoria). Sin embargo, está presente en grandes cantidades en el hígado: una ración semanal de esta víscera te proporcionará toda la vitamina A que tu cuerpo necesita.

Pero, ¿y la zanahoria? El tipo de vitamina A que contiene la zanahoria pertenece a un grupo que se llama carotenos, unos compuestos que el cuerpo debe transformar en retinol para poder usarlos. Esta conversión depende en gran medida del buen funcionamiento de tu aparato digestivo y se estima que su eficiencia es de 6 a 1 (es decir, de cada seis moléculas de caroteno, una se transforma en retinol en un aparato digestivo sano). Consulta la Guía básica sobre la vitamina A del doctor Mercola para más información.

Pasemos a otro de los nutrientes cuya carencia es habitual: En 100 gramos de hígado hay 19 UI de vitamina D, ausente en todos los vegetales. En este caso la ingesta de hígado no puede sustituir a la vitamina D que obtenemos bajo la exposición al sol, así que sal ahí fuera en camiseta de manga corta de vez en cuando. El colesterol que te proporcione tu ración semanal de hígado te servirá para producir la vitamina D que tu cuerpo necesita.

higado comparativa nutrientes

En 100 gramos de hígado, hay 18 veces más ácido fólico que en 100 gramos de manzana. El ácido fólico es una vitamina esencial para evitar posibles deformaciones de nacimiento. Seis a cero y el hígado gana a la manzana por goleada…

Si lo que te preocupa es el tema del colesterol, te recomiendo que leas Mitos y verdades sobre el colesterol, y las enfermedades cardiovasculares, un artículo de Fitness Revolucionario donde Marcos Vázquez hace un buen resumen de qué es el colesterol y cómo afecta su consumo a los niveles en sangre.

Del hocico al rabo

¿Os imagináis a nuestras abuelas tirando el hígado a la basura? ¿O a un cazador del paleolítico eligiendo solo la carne muscular y desechando las vísceras? Claro que no.

Aparte de un gran desperdicio de nutrientes, me atrevo a decir que desechar cualquier parte de un animal es una enorme falta de respeto hacia su vida. Personalmente, no tengo un problema moral con el sacrificio de animales para comer. Creo que los seres humanos necesitamos comer “carne” (léase algún producto de origen animal) para alcanzar una salud óptima. Pero, ¿sacrificar a un ser vivo para que algunas de sus partes se echen a perder? Eso sí que lo veo inmoral y hasta blasfemo (no soy religiosa, pero es igual).

Por eso creo que deberíamos recuperar la vieja (y buena) costumbre de cocinar todas las partes del animal, desde el hocico hasta el rabo. ¿Empezamos con el hígado?

Cómo cocinar el hígado

  • Para mejorar la textura del hígado y suavizar su sabor, yo siempre lo macero en zumo de limón durante unas 6 horas (o toda la noche) antes de cocinarlo. La textura cambia por completo (los amantes del hígado no tenéis por qué hacerlo, pero para mí este paso es imprescindible para poder comerlo).
  • El clásico hígado encebollado no falla. Tras el remojo en zumo de limón, aclara un poco los filetes de hígado con agua, sécalos bien y fríelos en aceite de oliva o la grasa que utilices para cocinar hasta que se doren por fuera, pero sin pasarse. El interior debería quedar algo rosado para que no se intensifique demasiado el sabor. Después en la misma grasa carameliza la cebolla y viértela sobre los filetes de hígado.
  • Recuerda que el hígado de animales jóvenes tiene un sabor más suave que el de animales más maduros. Si no puedes con el hígado de vacuno, el de cordero tiene propiedades similares y una textura y sabor mucho más agradables.
  • Si comer hígado a la sartén sigue sin apetecerte, recuerda que el paté es una forma deliciosa de incorporarlo a tu dieta.
  • Si quieres potenciar aún más las propiedades nutritivas del hígado, considera comerlo en crudo. Si la sola idea te repugna pero necesitas un empujón con tus niveles de hierro o algún otro nutriente, congela pequeños trocitos del tamaño de un guisante durante al menos 14 días (para eliminar posibles parásitos) y cómetelos como si fueran una píldora. Mucho mejor que cualquiera que encuentres en el herbolario.

 

No todos los hígados son iguales

Aunque a efectos de nutrición el hígado de todos los animales tiene propiedades igualmente interesantes (de vacuno, de cordero, de pollo, etc.), es muy importante cuidar la procedencia.

Aunque no es cierto que el hígado actúe como un filtro acumulando toxinas (una de las falsas acusaciones que puedes haber leído), sí es el órgano encargado de la desintoxicación y por lo tanto es muy importante consumir hígado que provenga de animales sanos, que se alimenten con su dieta natural y que vivan al aire libre. O sea, mejor si es hígado de pasto (ecológico como mínimo).

La buena noticia, comprar hígado es una de las estrategias que puedes utilizar para comer mejor con menos dinero. Más abajo puedes encontrar un listado de los productores de la red DeYerba que ofrecen hígado en estos momentos.

Espero que esta entrada os sirva para entender hasta qué punto el hígado es un tesoro nutritivo que estamos desperdiciando. En una época de abundancia es difícil apreciar la importancia de alimentarse bien. Yo estoy convencida de que una enorme cantidad de las enfermedades que sufrimos (puede que la mayoría) se deben a carencias, a veces sutiles, a nivel nutricional. Ahí está el hígado para compensarlo.

Productores de la red DeYerba a quien puedes comprar hígado:

 

Visita nuestra página de inicio, bajo la sección Últimas ventas, para ver qué productores tienen hígado y otros cortes de carne de pasto disponibles ahora.

Mónica Fernández, www.blogdisidente.com
MÓNICA FERNÁNDEZ

Blogger en www.blogdisidente.com – Coordinadora de la plataforma De Yerba

Soy investigadora, bloguera, traductora, y sobre todo, una gran defensora de la comida real y la vuelta a las tradiciones culinarias y agrarias como la forma más revolucionaria de recuperar nuestra autonomía, nuestra salud y la salud de nuestro entorno. Tras tres años compartiendo contenidos en Blog Disidente, ahora también coordino y desarrollo los contenidos de la plataforma De Yerba. Espero poder transmitiros lo que he aprendido a lo largo de estos años de búsqueda: Que la naturaleza nos brinda todo lo que necesitamos para vivir sanos y felices, y que a menudo lo simple también es lo mejor.

27 Comentarios
  • Isabel
    Publicado en 15:54h, 12 junio Responder

    Me has convencido! como a tí, mi madre me ponía hígado de pequeña y me daba muchísimo asco. Sin embargo me encanta el paté, sobre todo de ave.
    Me ha sorprendido ver la cantidad de vitaminas y minerales que tiene, así que tengo que encontrar la receta que me guste y empezar a cocinarlo en casa.
    Mira por donde no tenemos que irnos a la otra punta del mundo para encontrar superalimentos!

    • Mónica Fernández
      Publicado en 10:45h, 13 junio Responder

      Hola Isabel! Me alegro de haberte convencido, comer hígado con regularidad es uno de los hábitos más saludables que hay. Y en forma de paté de ave, está buenísimo, como bien dices. Tenemos pendiente publicar una entrada con recetas más detalladas, estate atenta a las nuevas publicaciones! Has probado el truco del remojo en limón? Es una pasada cómo transforma la textura del hígado. Yo si no fuera por este truco el hígado de vacuno no me lo podría comer (el de cordero sí, pero también lo prefiero remojado). Ya me contarás 😉

  • Anto tombari
    Publicado en 06:24h, 25 octubre Responder

    Comer una sola vez a la semana el paté, ayuda a tener la vitamina b12 en toda la semana?

    • Mónica Fernández
      Publicado en 09:59h, 27 octubre Responder

      Hola Anto!
      El cuerpo acumula la vitamina B12 en el hígado (por eso el hígado de los animales es una fuente tan rica de vitamina B12), así que consumir hígado (en forma de paté o cualquier otra) una o dos veces a la semana, como se ha hecho de forma tradicional, nos ayuda a mantener unos niveles saludables de B12 en todo momento.
      Un saludo!

  • Janis
    Publicado en 22:54h, 02 febrero Responder

    If you are not keen on the taste, mix it with minced beef and I find lambs liver less strong. I used to eat liver and onions very often as a child along with many other organ meats, but for many years I was afraid to eat them due to the toxins in unhealthy animals reared with a poor diet and antibiotics. Nowadays with access to healthy organ meat it is fabulous!

    • Mónica Fernández
      Publicado en 10:00h, 03 febrero Responder

      Hi Janis,
      Thanks for the advice! Yes, mixing the liver (beef or other) with minced beef makes it more palatable for squeamish people like myself :-)

  • Agnès
    Publicado en 20:37h, 19 febrero Responder

    Genial el articulo, muy bien explicado e interesante.
    Me queda la duda del tema del colesterol? Hay que vigilar? Tiene mucho no?

    • Mónica Fernández
      Publicado en 10:18h, 20 febrero Responder

      Hola Agnès,
      Gracias, ¡me alegra que te haya gustado! Sí, el hígado de cualquier animal es rico en colesterol. Para que te hagas una idea tiene entre 2 y 3 veces más colesterol que el huevo. La razón es que el colesterol es una sustancia esencial para el organismo y lo producimos en ese órgano (nosotros también producimos la mayoría del colesterol que contiene nuestro cuerpo en nuestro hígado).

      A no ser que tengas algún problema cardiovascular y con un consumo máximo de una o dos raciones por semana no debería ser un problema, mucho menos si lo consumes con menos frecuencia. Mi opinión personal es que la cantidad de nutrientes esenciales que contiene compensa cualquier preocupación con el colesterol, pero cada cuál debe tomar esa decisión considerando sus circunstancias y el consejo profesional de un médico.

      El tema del colesterol es muy controvertido, y las recomendaciones oficiales están cambiando bastante rápido (por ejemplo antes nos recomendaban comer muchos menos huevos que ahora). Te pongo el link a un artículo de Marcos Vázquez de Fitness Revolucionario que es bastante interesante: https://www.fitnessrevolucionario.com/2013/08/02/mitos-y-verdades-sobre-el-colesterol-y-las-enfermedades-cardiovasculares/

      ¡Un saludo!

      • Agnes
        Publicado en 23:32h, 20 febrero Responder

        Genial! Muchas gracias.

  • Quique
    Publicado en 12:29h, 17 agosto Responder

    Geniam artículo, gracias.

    ¿Hay alguna comparativa entre las propiedades de los distintos hígados (pollo, cordero, vacuno, cerdo,…).

    • Mónica Fernández
      Publicado en 14:04h, 28 agosto Responder

      Hola Quique,
      Me alegro de que te haya interesado :-) Buena pregunta la tuya pero difícil de contestar cuando hablamos de hígado de pasto, hay poquísima literatura donde se analicen las propiedades nutricionales de hígado de animales pastoreados.

      Lo que sí puedes encontrar son tablas de nutrientes de hígado de animales que no especifican el tipo de crianza, aunque podemos contar con que sea una cría convencional casi con toda seguridad. Esto es un problema porque ya sabemos cuánto cambia el perfil nutricional de la carne dependiendo del tipo de alimentación y crianza, pero al menos puede servir como una guía. El departamento de agricultura de Estados Unidos tiene una buena base de datos, te pongo el link: https://ndb.nal.usda.gov/ndb/search/list

      Puedes filtrar por “liver” en el primer campo y te apareceran muchos datos para distintos animales y tipos de cocción o preparación.

      ¡Un saludo!

  • José Luis
    Publicado en 12:11h, 11 diciembre Responder

    No niego las cualidades del hígado de señalas, ni quiero ser aguafiestas, pero casi más importante que todo eso que se señala es la “sobredosis” que trae consigo el Hígado en Vitamina A y de Colesterol, en ambos casos concentraciones muy elevadas y completamente inconvenientes. Dependiendo del estado de salud del individuo y de la frecuencia de su consumo, puede ser una ruina para la salud.

    • Mónica Fernández
      Publicado en 08:27h, 06 agosto Responder

      Hola José Luis,
      Disculpa, ¡se me había pasado contestar a tu comentario!

      El hígado es un alimento con una enorme densidad nutritiva y no se trata de consumirlo en grandes cantidades, entre 100 y 200 gramos por semana, que es lo que siempre se ha consumido, es más que suficiente. Esta cantidad de hígado proporciona entre 53.400 UI y 106.800 UI de vitamina A preformada (retinol) por semana, o entre 7.500 UI y 15.000 UI por día, aproximadamente.

      Según el manual médico Merck, que es una fuente de información muy convencional y reputada, “La intoxicación crónica por vitamina A en niños mayores y adultos suele aparecer después de dosis > 100.000 UI (> 30.000 RAE)/día ingeridas durante meses. El tratamiento megavitamínico es una causa probable, así como las dosis diarias masivas (150.000 a 350.000 UI [50.000 a 120.000 RAE]) de vitamina A o sus metabolitos, que en ocasiones se administran para el acné nodular u otros trastornos cutáneos”.

      Es decir, la toxicidad de vitamina A puede ocurrir a dosis 20 veces mayores que las que se ingieren comiendo entre 100 y 200 gramos de hígado por semana, y además están registrados casos donde la ingesta era de vitamina A sintética. Si encuentras algún estudio donde se haya registrado un caso de intoxicación con vitamina A por comer hígado en raciones del estilo de las de más arriba o incluso mucho mayores te ruego me lo envíes.

      Respecto al colesterol, entre 100 y 200 gramos de hígado contienen entre 355 y 710 mg de colesterol. El equivalente en el caso del huevo sería entre 373 y 746 mg. Es decir, el huevo tiene más colesterol que el hígado. Las recomendaciones también convencionales sobre la ingesta de huevo han cambiado radicalmente en los últimos años, ya que ahora la comunidad científica tiene una visión muy diferente sobre la grasa y el colesterol de la que tenía en los años 60 y 70.

      Te recomiendo encarecidamente leer un artículo sobre el tema del colesterol en el blog de Marcos Vázquez, Fitness Revolucionario;

      https://www.fitnessrevolucionario.com/2013/08/02/mitos-y-verdades-sobre-el-colesterol-y-las-enfermedades-cardiovasculares/

      Un saludo,

  • Felipe Hurtado
    Publicado en 18:44h, 11 febrero Responder

    Hola Monica, excelente tu articulo, bueno he estado leyendo varios artículos al respecto y de hecho es de los pocos que hablan bien del hígado, ya que la mayoría hablan de lo malo y toxico que es para nosotros los humanos, La verdad tengo una inquietud, soy una persona que realiza mucho deporte, GYM Pesas, Ciclismo, Funcional, CrossFit tengo ya casi 50 años, y bueno consumo hígado todos los días en la mañana después del entreno, Es demasiado consumirlo todos los días?, que tanta porción se debe consumir, mas aun cuando eres un deportista nato?

    • Mónica Fernández
      Publicado en 10:07h, 20 febrero Responder

      Hola Felipe,
      Gracias por tu comentario, me alegra que te gustara el artículo.

      De acuerdo con la Fundación Weston A. Price, es recomendable consumir 100 gramos de hígado entre una y dos veces a la semana: https://www.westonaprice.org/health-topics/food-features/the-liver-files/

      El hígado siempre de ainmales sanos (que vivan al aire libre y con acceso a pastos), por supuesto.

      Si consumes cada día pero la cantidad semanal equivalente es de 100-200 gramos estaría dentro de sus recomendaciones.

      Nosotros no ofrecemos consejos nutricionales, pero te puedo ofrecer mi opinión personal: lo mejor es imitar las costumbres de nuestros antepasados. No sé si en tu parte del mundo era así, pero en la mía, hasta hace 30 años se procuraba comer hígado una vez a la semana, lo que coincide bastante con las recomendaciones de la WAPF.

      Un saludo!!

  • sandra paredes
    Publicado en 14:53h, 28 marzo Responder

    la manera de cocción del hígado no altera sus propiedades ?

    • Mónica Fernández
      Publicado en 07:56h, 04 abril Responder

      Hola Sandra,
      Así es, la cocción siempre disminuye la cantidad de nutrientes, en todos los alimentos. Te pongo un par de ejemplos de literatura científica que estudia en concreto los efectos de distintos tipos de cocción sobre el hígado:

      http://pubs.sciepub.com/jfnr/6/3/2/index.html

      https://onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1111/j.1745-4557.1991.tb00077.x

      En ambos casos las bajadas vienen a ser en torno al 30-40%.

      Por eso es importante decantarse por métodos de cocción que no suban demasiado la temperatura. Al vapor es ideal, o cocciones en líquido, siendo los peores la parrilla/fritura. Al microondas está prohibido meter la carne de pasto 😉

      Saludos cordiales!
      Mónica,

  • Antonio Alomar Batle
    Publicado en 00:15h, 02 junio Responder

    Hola Monica,
    Gracias por tu artículo.
    Abarca todas las posibilidades de procesar el hígado con su resultado cualitativo correspondiente y selecciona las calidades del mismo en función de su origen.
    Agradezco mucho tu aportación sobre la forma cruda de preparación, pues no es común de encontrar esta propuesta. Tal como describes entiendo que esta propuesta es la mejor para aprovechar al 100% la Vit B12 que contiene. Es asi verdad?
    Gracias!

    • Mónica Fernández
      Publicado en 12:58h, 03 junio Responder

      Hola Antonio!
      Me alegra mucho que te haya intersado el artículo! Todos los alimentos cuando se cocinan pierden un porcentaje de nutrientes, incluyendo todas las vitaminas. Luego hay técnicas de cocción que los conservan mejor, como por ejemplo la cocción al vapor. Así que la respuesta a tu pregunta es que sí, comiendo alimentos crudos maximizamos la cantidad de nutrientes que ingerimos, aunque hay que tener cuidado porque la cocción también ayuda a neutralizar ciertos antinutrientes presentes principalmente en las semillas y a facilitar la digestión de almidones. Pero en el caso del hígado, siempre que provenga de animales alimentados a base de pasto, comer un poco de hígado crudo es buena idea 😉

  • guillermo sala
    Publicado en 21:02h, 27 julio Responder

    Excelente articulo.
    Aqui los animales se alimentan de pasto. muy raramente en corral
    guillermo

    • Mónica Fernández
      Publicado en 18:08h, 29 julio Responder

      Muchas gracias Guillermo, y qué bien que en tu zona no se estabulen los animales.
      Saludos cordiales.

  • Gabriela donoso
    Publicado en 14:00h, 02 agosto Responder

    Hola me puedes decir si a mi hija le puedo seguir dando higado de pollo una vez a la semana mezclado con su crema(porque solo así se lo come)tiene 7 años pero a principios de este año se le cayó el pelito en un lugar en forma de moneda aparte que estaba flaca así que le comencé a dar higado 1 vez a las semana y oh por Dios ese huequito en el cabello se le fue ahora tiene mechincitos ahí de lo que le ha crecido;ahora ya se ha cansado de comerlo (dice que es malo) pero me da miedo que otra vez se ponga anémica cosa que ahora no está porque sus últimos análisis de sangre la pediatra me dijo que tiene sangre hasta para regalar solo que no se si darle una vez a la semana o solo 2 veces al mes…espero tu respuesta gracias

    • Mónica Fernández
      Publicado en 07:51h, 06 agosto Responder

      Hola Gabriela,
      Gracias por tu comentario y me alegra que tu hija esté mejor. Lo único que puedo decirte es que consultes con alguien especializado para saber cuál es la mejor alimentación para tu hija. Desde aquí no podemos ni sabemos dar consejo médico.

      Un saludo,

  • Rocío
    Publicado en 13:34h, 09 agosto Responder

    Muchísimas gracias por el artículo y por todas las respuestas a los comentarios, Mónica, y también a todos los que han preguntado. A mí me surge la duda de si la maceración al limón también hace perder nutrientes o no y quería saber, además, dónde se pueden comprar esos hígados de animales de pasto que recomiendas. ¿En cualquier carnicería que tengan algún proveedor de los que mencionas?
    ¡Muchas gracias!

    • Mónica Fernández
      Publicado en 08:16h, 14 agosto Responder

      Hola Rocío,
      Gracias a ti por leer y comentar!
      La verdad es que no te sé decir el efecto que tiene el remojado en limón en la pérdida de nutrientes. He buscado sin éxito, lo siento.
      Respecto a dónde comprar el hígado, por supuesto aquí en DeYerba te recomendamos cualquiera de los productores de nuestra red, que en su mayoría envían a domicilio. Al final del artículo tienes el listado de los que comercializan hígado. Solo Poultree distribuye en alguna carnicería de Madrid y Can Genover tiene carnicería propia en Figueres, Girona. Lo mejor es que visites nuestra página de inicio (www.lacarnedepasto.com) y bajo la sección “Últimas ventas” veas los anuncios de disponibilidad de carne que hay ahora abiertos, esta sección siempre está actualizada. Clicando en ellos tienes toda la información.

      Un saludo!

  • Ximena Fontana
    Publicado en 00:10h, 14 octubre Responder

    Qué tal? No le encuentro sentido la comparación del hígado con una manzana. Al momento de comparar considero importante la selección de un alimento que corresponda al mismo grupo o al menos que sirva como sustituto , de esa manera si puedes argumentar y destacar la composición nutricional de uno sobre otro. Espero le sea útil mi sugerencia. Gracias

    • Mónica Fernández
      Publicado en 08:43h, 15 octubre Responder

      Hola Ximena,
      Gracias por su comentario, por supuesto que es útil. La intención de comparar con la manzana es que en general se suele pensar exclusivamente en fruta y verduras cuando se habla de vitaminas y nos pareció muy importante desmontar ese mito con una comparativa tan impactante como esta (en especial la de la vitamina C). En la primera tabla tiene usted también los datos correspondientes a la carne roja (muscular).

      Saludos cordiales,

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR