portada

Entrevista con Juan Luis Domínguez Campa de Mundos Nuevos

Comenzamos la ronda de entrevistas a los productores de nuestra red con Mundos Nuevos, la finca de Badajoz donde los hermanos Pedro y Juan Luis Domínguez Campa producen cordero lechal a pasto y cochino de bellota, dos productos que han tenido un éxito tremendo entre los consumidores porque su sabor realmente se distingue por completo de lo que se encuentra normalmente en el mercado.

Esta entrevista es la primera de una serie con la que queremos acercaros a la realidad que viven nuestros productores. Quiénes son, qué les motiva, cuáles son sus retos y dificultades. En definitiva, queremos que les conozcáis mejor a ellos y también que podáis entender un poco más la realidad del mundo ganadero.

Por supuesto, nada de esto sustituye a que vosotros mismos os acerquéis a las fincas cuando tengáis oportunidad, ¡pero esperamos que os sirva como aperitivo! Recordad que anunciamos visitas programadas en nuestra agenda, blog y Facebook.

Desde el equipo DeYerba también queremos aprovechar para agradecer a esta familia su esfuerzo continuado por recuperar la fertilidad de sus tierras, que como ellos mismos nos cuentan, hace unos pocos años tocaron fondo debido a los efectos de la ganadería y la agricultura convencionales.

Y a vosotros os animamos a hablarles a vuestros familiares y amigos de que existen maneras de hacer las cosas que, eso sí, con un poco más de esfuerzo y dedicación, pueden suponer la diferencia entre un vergel y un desierto. Los hermanos Domínguez Campa son un ejemplo y una prueba de que esto es cierto.

No olvidemos que, según los últimos estudios, un 20% de la superficie de nuestro país ya se ha desertizado, y que el paisaje más proclive a desertizarse es precisamente la tierra de labor.

Os dejamos con la entrevista. ¡Esperamos vuestros comentarios o preguntas!

¿Quién hay detrás de Mundos Nuevos?

Mundos Nuevos es el resultado del trabajo de varias generaciones de nuestra familia. Nuestro padre heredó la finca “La Zapatera” del abuelo, y a lo largo de su vida, pedacito a pedacito, compró la que hoy nos da nombre, “Mundos Nuevos”.

Mundos nuevos era una finca con decenas de propietarios que con el abandono del campo en los años sesenta se vistió de monte y fue él (nuestro padre), el que con sus modestos medios la fue adquiriendo, limpiando y desbrozando. Respetando y guiando los árboles la convirtió en la dehesa que es hoy.

Fotografía de la dehesa de Mundos nuevos tomada en abril de 2014

Fotografía de la dehesa de Mundos nuevos tomada en abril de 2014

Entre las dos fincas y algunas parcelas sueltas y alquiladas suman unas 700 Has. en producción. Esto puede parecer mucho, pero la realidad es que la tierra es pobre y los rendimientos son modestos.

Además de nosotros (Pedro y Juan Luis), en la finca trabajan otras cuatro personas. Estamos en Retamal de Llerena, un pueblecito de Badajoz de apenas 500 habitantes entre la Serena y la  Campiña sur.

En vuestra finca hacéis las cosas de una manera bastante diferente a como las hacen otros ganaderos y agricultores. ¿por qué?

Hemos llegado hasta aquí tras probar todos los sistemas y herramientas que propone la agricultura moderna para conseguir hacer rentable el secano. El resultado después de tanto laboreo, inversiones en maquinaria, fertilizantes químicos y demás, ha sido una pérdida brutal de suelo fértil, de producción y de la vida de este.

Hace varios años nos dimos cuenta que, si seguíamos por ese camino, la única cosecha que íbamos a conseguir era la de las subvenciones europeas, mientras estas duraran.

Nuestro suelo, en pocos años de agricultura intensiva, había perdido casi toda su fertilidad. La erosión, las malas hierbas y la necesidad de incrementar la fertilización artificial era lo que iba en aumento año a año.

Buscando alternativas, descubrimos la agricultura regenerativa. Fuimos a sus cursos, estuvimos con los grandes maestros Joel Salatin, Jairo Restrepo, Nacho Simón, Eugenio Gras, Kirk Garzia…, y nos formamos en sus distintas técnicas. Incluso Jairo Restrepo estuvo en nuestra finca impartiendo un curso y asesorándonos en la transición.

Juan Luis (izquierda) y Pedro (derecha) Dominguez Campa junto a Jairo Restrepo y Nacho Simón, dos de los más prestigiosos profesores de Agricultura Orgánica y Regenerativa.

Juan Luis (izquierda) y Pedro (derecha) Dominguez Campa junto a Jairo Restrepo y Nacho Simón, dos de los más prestigiosos profesores de Agricultura Orgánica y Regenerativa.

Poco a poco las hemos ido implantando y ya vamos notando que lentamente el suelo va respondiendo. Las parcelas que vamos tratando con los abonos orgánicos que fabricamos, con el sistema de pastoreo del manejo holístico y el diseño en línea clave, se van recuperando.

La erosión se ha detenido completamente. Notamos que van dando más pasto y más producción de cereales y leguminosas. Incluso van apareciendo especies autóctonas que hacía años que no veíamos. También vemos más invertebrados, la vida va volviendo a nuestro suelo.

¿Qué tipo de carne producís?

Tenemos unas 1,200 cabezas de ovejas merinas, lo que supone una producción de unos 1,700 corderos anuales. De estos, de momento solo vendemos una mínima parte como corderos de hierba, el resto se alimentan de pienso y se venden al mercado convencional.

Los de hierba se crían en el campo, alimentados exclusivamente de hierba y de la leche de sus madres. Esto sólo lo podemos hacer en primavera y en algún otoño, porque hace falta mucha hierba y nuestros pastos aún no están lo suficientemente implantados como para sostenerlos en invierno, y no digamos en verano, en el que aquí todo se seca.

Estos animales los vendemos directamente al cliente final. Es un producto excepcional, ya que a las bondades del cordero merino se suman su crianza al aire libre y su alimentación exclusiva con productos naturales, no tiene nada que con ver el resto de corderos que hay en el mercado, incluido el ecológico alimentado con pienso.

También tenemos cochinos ibéricos. Estos, de igual manera, los alimentamos en su mayoría con pienso y van al mercado convencional. Solamente comercializamos directamente los que van a la montanera y se alimentan en su fase final de engorde exclusivamente de pasto y bellotas.

Estos cochinos de montanera se crían en el campo en grandes extensiones de dehesa, en la época de la bellota (montanera), y se sacrifican cuando han alcanzado el peso óptimo (unos 150 kg), normalmente al final de la temporada, a partir de febrero.

También son un producto excepcional, porque a la raza ibérica se suma su engorde al aire libre con alimentación natural, sin ningún aporte de piensos durante esta fase, de lo que resulta una carne con un nivel de infiltración de grasa óptimo y un equilibrio de ácidos grasos omega 3/ omega 6 como el que necesita nuestro organismo.

Es la carne más parecida a la que comieron nuestros antepasados durante miles de años, junto a la que hemos evolucionado, y por eso nos gusta tanto y nos sienta tan bien, en comparación con las carnes de cebo intensivo.

Hemos empezado su comercialización este 2016 en forma de carne fresca y embutidos. La respuesta ha sido muy buena, la gente está muy contenta. Esperamos venderlo todo de nuevo esta próxima temporada.

¿Por qué os interesa la producción a base de pasto?

Nuestra ganadería siempre ha sido en régimen extensivo, el ganado ha salido al campo a pastar y sólo se le ha suplementado en épocas de escasez de pastos, o porque las necesidades biológicas del animal lo hayan requerido (gestación o lactancia).

Pero últimamente (hablo en general de todas las explotaciones) el aumento de la carga ganadera, y de la superficie cultivable de cereal, ha hecho que abusemos más de lo debido de la suplementación con piensos y de la estabulación.

Esto acarrea más gastos en alimentación y sanidad. Por eso nosotros decidimos recurrir a nuevas técnicas como el manejo holístico, que nos permite mantener más ganado en menos terreno, utilizando a los animales como herramienta para aumentar la fertilidad del suelo, a la vez que volvíamos a nuestra filosofía de siempre de alimentar a los rumiantes con pasto y minimizar los aportes de cereal a casos muy específicos.

¿Podríais hablarnos de cómo es la gestión de las fincas en este momento?

Estamos aún en transición, tenemos que compatibilizar el manejo convencional y el de sólo a pasto, de momento. La transición se reduce solamente al ámbito de la alimentación animal, en el resto de lo que hacemos procuramos aplicar siempre los nuevos criterios.

Por ejemplo, hemos vendido el arado de vertedera (el que voltea el suelo) porque ya no volteamos la tierra, y hace muchos años que no abonamos con fertilizantes químicos ni aplicamos ningún tipo de biocida. Las semillas procuramos que sean o bien nuestras o de algún vecino que sabemos no ha utilizado agrotóxicos, igual con la paja.

Lo único que nos queda por conseguir es, en el caso de los cochinos, hacer una transición completa a cereal propio o local de cultivo ecológico durante la etapa inicial de cría de los cochinos (hasta los 2-3 meses de edad).

En el caso de las ovejas, está por ver si en nuestro caso es posible eliminar el grano por completo de la dieta de las madres. Lo intentamos hace un par de años y su condición física disminuyó de forma alarmante (la tasa de nacimientos disminuyó en un 35 por ciento). Pero seguimos con los ojos abiertos por si encontramos una forma de hacerlo, quizá en el futuro con la mejora nutricional de nuestros pastos.

¿Qué es el Manejo Holístico? ¿Qué ventajas tiene?

El Manejo Holístico, tal como lo concibió Allan Savory, es un sistema de administración y toma de decisiones coherentes con un fin, con lo que él llama una meta holística.

Los hermanos Dominguez Campa junto a Kirk Gadzia, experto en Manejo Holístico.

Los hermanos Dominguez Campa junto a Kirk Gadzia, experto en Manejo Holístico.

En nuestro caso, esta meta holística incluye la recuperación de la fertilidad y la salud del suelo, de la biodiversidad de animales y plantas, la prosperidad del medio rural, la producción de alimentos sanos y asequibles, etc.

Todo lo que hacemos está alineado con la consecución de esta meta. Se establece una planificación que incluye los aspectos financieros, de la tierra y del pastoreo. Toda la planificación y las decisiones se chequean con unos criterios de evaluación, que nos orientan en la medida que estas nos llevan a la consecución de nuestra meta.

Una vez establecida y ejecutada la planificación se hace un seguimiento y control de la misma, replanificando lo que sea necesario y volviendo a empezar.

No es algo sencillo y que se haga de la noche a la mañana. Es un proceso que requiere formación, tiempo y esfuerzo. Nosotros llevamos ya más de un año y necesitaremos al menos otros dos para implantar totalmente este manejo. Pero lo importante es empezar.

¿Y el diseño en línea clave o Keyline?

Otra de nuestras herramientas estrella. Es un sistema que ideó el australiano Percival A. Yeomans allá por los años 50 del pasado siglo.

Se trata básicamente de un método para recolectar agua y por ende impedir la pérdida de suelo fértil por la erosión que produce esta.

En esta ocasión los hermanos posan junto a Eugenio Gras (centro izquierda) de MasHumus, experto en cosecha de agua (diseño en línea clave).

En esta ocasión los hermanos posan junto a Eugenio Gras (centro izquierda) de MasHumus, experto en cosecha de agua (diseño en línea clave).

Aunque el diseño en línea clave incluye la totalidad de elementos de una finca, caminos, vallas, canales y puntos de agua, etc., nosotros hemos empezado por aplicarla en la siembra con la labor somera que hacemos al arropar la semilla, y en las praderas haciendo surcos separados algo más de 1 m.

En lugar de buscar grandes alineaciones rectas para una mayor eficiencia de la maquinaria (que el tractor gire lo menos posible), hacemos esta labor teniendo en cuenta la topografía del terreno, de forma que logremos conducir el agua de escorrentía (la que tras la lluvia escurre por el terreno) hacia donde queremos, con poca velocidad y máxima infiltración.

Se trata de comenzar los surcos en la parte elevada de las vaguadas (arroyos) y, con una mínima pendiente descendiente, llevar estos surcos hasta a las zonas de ladera (parte convexa del terreno), donde se nivelan para que pueda descargar el agua que no se haya filtrado ya, de una manera suave.

Diseño en línea clave en Mundos Nuevos.

En lugar de buscar grandes alineaciones rectas para una mayor eficiencia de la maquinaria, en la siembra en línea clave los surcos comienzan en la parte elevada de las vaguadas (arroyos) y, con una mínima pendiente descendiente, van hasta las zonas de ladera.

Aquí el agua no erosiona porque no se concentra, sino que se dispersa, y como está todo lleno de surcos que no la dejan ir a ninguna zona baja, lo que hace es ir filtrándose poco a poco, empapando las zonas más elevadas donde anteriormente nunca se absorbía el agua.

¿Por qué es importante aplicar estas herramientas en el sur de España?

El exceso de laboreo que requiere la agricultura moderna contribuye a tener grandes superficies de suelo descubierto, donde la lluvia y el sol impactan de manera implacable. Esto favorece la pérdida de suelo fértil y la desertificación.

Es un problema gravísimo que notamos día a día, con solo ver el color del agua de los ríos y arroyos después de una tormenta. Los desbordamientos e inundaciones ya se ven como una cosa ordinaria, cuando antes era excepcional.

Para nosotros es fundamental aprovechar toda el agua que cae, no desperdiciar ni una gota. Estamos en una zona donde las precipitaciones son de 250 a 300 mm al año, rara vez pasan de 400 mm, y están muy concentradas en el tiempo.

Con nuestro manejo, primamos en lo posible el suelo cubierto. Ya sólo esto evita la pérdida de gran cantidad de humedad, y evita también que las primeras gotas de lluvia compacten la capa superficial del terreno, creando una costra impermeable que hace que el resto del aguacero escurra por la superficie y apenas se infiltre. Impide la erosión del suelo una vez que el agua ha conseguido volumen y velocidad para ello. Es vital que en estas zonas tengamos el suelo cubierto.

Además, con el diseño en línea clave del que ya hemos hablado, los problemas de erosión cesan de manera inmediata, y los acuíferos se recargan el primer año. Eso lo hemos visto nosotros en nuestros pozos.

Los arroyos reciben el agua por filtración, varios días después del aguacero, y va cristalina, sin sedimento. Antes, a los pocos minutos del comienzo de la lluvia el arroyo ya corría con agua marrón. Esto también lo hemos observado nosotros directamente sobre el terreno, al comparar parcelas con surcos en línea clave con otras que aún no los tenían.

Son herramientas que no podemos permitirnos el lujo de no aplicar, porque el agua es el principio de la vida y cuando es escasa, como lo es en la España seca, se vuelve una necesidad ineludible aprovecharla al máximo, conservando a la vez el otro recurso escaso que es el suelo.

¿Qué respuesta estáis teniendo por parte de los consumidores? ¿Qué os dicen de vuestro cordero y vuestro cochino?

La respuesta está siendo espectacular, siempre hemos vendido todo lo que hemos sacado. También hay que decir que han sido partidas pequeñas y las que tienen una calidad máxima (corderos de hierba y cochinos de bellota), con lo cual la acogida y las opiniones son muy buenas.

Normalmente, el que lo prueba, repite.

¿Por qué entráis a formar parte en DeYerba? ¿Cómo ha sido vuestra experiencia hasta ahora como miembros de la plataforma?

Nuestra capacidad de llegar a los clientes potenciales es muy pequeña, se reduce a nuestros seguidores de Facebook y a la difusión que hacen de nuestros anuncios amigos, como la red de agricultura regenerativa y el Blog Disidente. DeYerba nos ha brindado la posibilidad de llegar a un público sensibilizado que busca este tipo de productos.

La experiencia está siendo muy buena, la campaña del cochino de bellota de este año ha sido impresionante, hemos vendido toda la carne fresca y los embutidos, y eso que estos últimos están fabricados de manera convencional con los conservantes habituales de la industria. Esto es algo que queremos corregir para la próxima campaña, porque es una pena contaminar una materia prima tan buena, con químicos para alargarle unos meses la fecha de caducidad.

Estamos recibiendo muchas peticiones de información a través de la plataforma, se nota bastante interés por este tipo de carne. Estamos muy satisfechos con los resultados hasta el momento.

¿Qué vais a producir este año? ¿Tenéis un calendario aproximado de ventas?

Los cochinos de la bellota del próximo año ya están en el campo, de momento los estamos alimentando con nuestra cebada, veza y avena, que previamente remojamos durante un día para que la digieran mejor.

Es la forma de tratar los granos que se usaba antes con los cerdos caseros, antes de la aparición de la molienda y la fabricación de piensos.

A estos cerdos los estamos utilizando como “bulldozers” biológicos para impactar en las zonas con más monte y fertilizar con sus deposiciones. Así lo hace Joel Salatin para remover su bosque.

Con Joel Salatin de Polyface.

Con Joel Salatin de Polyface.

Los cambiamos de cerca cada poco tiempo, dependiendo de las condiciones del terreno y la dimensión de la parcela. La idea es dejar de suplementarlos en cuanto haya suficiente bellota en el campo, eso será en octubre o noviembre, según como venga el otoño.

Estos animales serán los que salgan a partir de febrero. Pero si el efecto en el campo es positivo, la idea que tenemos es vender también animales que tengan este tipo de alimentación (cereales y leguminosas procedentes de nuestra cosecha y lo que pillen en el campo), aunque sea fuera de la temporada de bellota.

Cerdos de montanera pastando en los campos antes de que llegue la bellota.

Los cochinos de bellota de la temporada que viene ya están en el campo, comiendo lo que encuentran y cereales remojados de la propia finca.

Serían animales suplementados con granos, pero criados al aire libre sobre pastos frescos que se van renovando cada vez que cambiamos el vallado. Aún no tenemos fechas para estos, pero serían en cualquier caso para después de los de bellota.

En cuanto a los corderos, nos gustaría preparar una partida para diciembre, pero dependemos como siempre de cuándo lleguen las primeras lluvias del otoño. Si son tempranas (en septiembre), la hierba tendrá tiempo para crecer y alimentar a los corderos. Si se retrasan a mediados de octubre o noviembre, ya estaremos muy justos y habrá que esperar a la primavera, como nos ocurrió el pasado año, donde seguro que tendremos hierba para una o dos partidas de corderos de hierba.

Más información sobre Mundos Nuevos

  • Mundos Nuevos aparecieron el pasado mes de junio en el programa televisivo del canal de extremadura, El Huerto de Renato. Aparecen en los minutos 25:30 y 33:30. Ver vídeo.
  • Cristina de Zaragoza tuvo el gran detalle de escribir un testimonio para el blog DeYerba donde nos contaba su experiencia comprando los productos de Mundos Nuevos. Léela aquí.
  • Visita el perfil DeYerba de Mundos Nuevos aquí.

Si te ha gustado esta entrevista no te pierdas las siguientes con los demás productores de la red DeYerba. Si te apuntas a nuestro boletín recibirás el enlace en tu bandeja de entrada. ¡Hasta pronto!

Sin comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR